El hayek coin: posible regreso del patrón oro

Por Lourdes Tercero

El 25 de mayo pasado, la operadora de metales estadounidense Anthem Value comenzó operaciones con el lanzamiento de su moneda virtual, el hayek. Las divisas emitidas por entidades ajenas a los bancos centrales no son novedosas, pues en los últimos años se  ha venido dando la modalidad virtual, dadas las circunstancias de la llamada “nueva economía”. Tal es el caso del bitcoin, la criptodivisa que no necesita de un intercesor, entre otras. Pero lo sorprendente y peculiar del hayek es que en él median no solo las ventajas de la virtualidad, sino también la poca volatilidad del oro: sí, el hayek está respaldado en el valioso metal áureo.

 

El mercado del oro

Hoy por hoy el oro no se perfila fuerte, pues en los últimos años se ha visto apagado. En el panorama actual, con los tipos de interés bajo mínimos y la inflación en valores negativos, no hay un buen momento para el mercado del oro. Tampoco se encuentra como un activo rentable, pues sí hay confianza en el dinero fiduciario todavía; es decir, el dinero cuyo respaldo se basa solo en la confianza, no en el oro. La soberanía monetaria de los bancos centrales todavía es inquebrantable, tal como apreciamos en meses pasados en el caso de Suiza con la compra desenfrenada de euros en aras de la súbita apreciación del franco suizo.

 

Solamente cuando hay inflación y mucha desconfianza es cuando se acude a la protección, cuando se encuentra en activos como el oro un refugio de estabilidad en este metal. En contraste, a pesar de la casi imperceptible desaceleración económica que ha tenido China en lo que va del año, es justamente en ese mercado en donde se produce una demanda más elevada de este metal, además de India, sin mencionar que la demanda de esta materia prima suele centrarse en el mercado de la joyería y la tecnología.

 

 

¿Pierde poder el dinero fiduciario?

El mercado del oro no se perfila majestuoso, pero operadoras como Anthem Value decidieron arriesgar, y a pocos días de su entrada al mercado de divisas, el hayek   parece estar inaugurando la nueva fiebre del oro.

 

En honor al célebre economista de la escuela austriaca Friedrich Hayek es que esta nueva divisa tiene su nombre. El también premio Nobel de Economía fue famoso por estar en pro de la revaloración del oro y por oponerse fervientemente al dinero fiduciario. En la misma línea de él, otros escépticos del dinero fiat, como también se le conoce, siempre han sido insistentes en marcar las desventajas de este sistema, como la soberanía de los bancos centrales sobre él y las arbitrariedades de los propios gobiernos.

 

Hasta hoy, las divisas sin respaldo en oro han tenido un papel imprescindible, pero algunos países extrañan al metal precioso. Por ejemplo, durante la última crisis económica, China e India aprovisionaron suficientes reservas de oro en sus bancos centrales para controlar la inflación y contar con un activo menos volátil que el resto de divisas.

 

 

El caso reciente de la crisis de los petrodólares en Estados Unidos o el de Suiza con su apreciación súbita ponen de manifiesto que quizás el respaldo monetario en oro vuelve a escena. Esto es una buena noticia para quienes extrañan su poca volatilidad, más con los episodios inflacionistas que han vivido países como Venezuela o Argentina, quienes han visto en las exportaciones una supuesta solución a su déficit de la balanza comercial según sus gobiernos.

 

Estemos alertas a la trayectoria del hayek, una moneda que, al ser virtual,  conjunta la comodidad de Internet con la confianza de su permanencia a largo plazo al estar respaldado en el metal áureo. Si le va bien, al fin los sueños del economista austriaco estarían cristalizados. Tal vez así, poco  a poco,  el patrón oro se inserte de nuevo en la economía mundial.